SUEUM BN

SUEUM

MANIFIESTO

21 de septiembre de 2018

A los valientes y combativos miembros del SUEUM
A la Comunidad Universitaria
Al Pueblo en General

La misión primordial de la UMSNH consiste en otorgar la formación profesional de los jóvenes que buscan mejorar sus condiciones de vida mediante la superación académica y con ello propiciar los elementos que demanda la nación, para la reconstrucción del tejido social.
La Universidad Michoacana desde sus principios fundacionales ha mantenido en sus aulas la característica combativa de una institución plural, abierta a las ideologías y al pensamiento progresista. Es por ello que resulta insostenible la expulsión de nueve estudiantes de escasos recursos, solamente por haber defendido el concepto de inclusión para sus compañeros aspirantes.
La toma de las instalaciones universitarias en 2016, prolongada por poco más de dos meses, en la búsqueda de una mayor cantidad de espacios educativos, para el acceso de jóvenes de las comunidades indígenas, no es un motivo de expulsión, toda vez que los nueve manifestantes, junto con muchos otros moradores de los albergues estudiantiles, pretendieron hacer valer el mandato señalado en el Artículo 3º.-constitucional.
Hoy se les acusa de vandalismo y daño al patrimonio de la universidad, cuando el daño causado a las instalaciones de Ciudad Universitaria, fue ocasionado precisamente por las tendencias porriles de algunos de los altos mandos nicolaitas, plenamente identificados y grabados infraganti.
Crucificar a los nueve alumnos con una expulsión injusta, es condenar a nuestros jóvenes a un futuro incierto. Al momento han transcurrido ya dos años perdidos y el castigo rebasa los límites de la tolerancia; concepto inaceptable en una institución que se jacta de un pasado histórico de rebeldía.
Reconsiderar la dimensión de la sanción y sus impactos futuros no es enmendar un error del Tribunal Universitario, sino confirmar que aun pertenecemos a una institución educativa que privilegia la libertad de manifestación, pero sobre todo, capaz de entender la inquietud de sus jóvenes y su iniciativa de lucha, ante la inequidad y la injusticia social.
El futuro de estos nueve jóvenes está en manos del Consejo Universitario, pero no se encuentran solos, porque todos los sindicalistas estamos luchando a su lado, de la mano con la ley y con toda la comunidad universitaria, que hoy respalda la educación gratuita para todos, tal como se hará realidad en próximo sexenio presidencial.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡UNIVERSIDAD O MUERTE!
COMBATIVAMENTE
SINDICATO ÚNICO DE EMPLEADOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA
“Cuna de mujeres y hombres valientes, crisol de libre pensamiento”