Por: Alejandro Meza
Hace apenas tres años, los nicolaitas votamos por la candidatura de Silvano Aureoles Conejo para ocupar la gubernatura de Michoacán, porque consideramos que era el menos malo en la contienda electoral y el único que representaba un proyecto de izquierda, al igual que el instituto político que lo designó.
Actualmente Silvano y su partido se encuentran cada vez más distantes del progresismo revolucionario que alguna vez pregonaron. Los principios combativos que dieron origen al PRD en 1988 han ido evolucionando de manera lamentable, desde el divorcio con las causas populares, hasta la catastrófica alianza con la ultraderecha representada por el PAN, en un deplorable descalabro político que el pueblo no olvidará.
Silvano Aureoles, aspiraba a la candidatura presidencial que lo posicionaría en un reflector nacional; sin embargo no fue así y su partido optó por apoyar a Ricardo Anaya. Esta designación culminó con los anhelos futuros del flamante gobernador, quién reviró iracundo ante lo que consideró un proyecto excluyente y se pronunció en favor de la candidatura de José Antonio Meade, faltando con ello a la disciplina de su partido, pero sobre todo a la convicción de quien alguna vez fuera militante de la izquierda.
Los sueños de grandeza de Silvano Aureoles han quedado truncos y no le queda más remedio que culminar el sexenio al frente del gobierno estatal, del que aún restan tres años. El problema estriba en el revanchismo político que ha mostrado el mandatario en contra de aquellos a quienes considera que influyeron en el fracaso de su ansiada candidatura.
Las manifestaciones sindicales, campesinas y populares se han convertido en un referente cotidiano en la entidad, dando muestras evidentes de la inconformidad que estriba en Michoacán; al unísono que Silvano se dedica a desmentir los reclamos de la sociedad, haciendo uso de todo su aparato comunicativo para señalar que todo está bien, que no hay adeudos y que en la entidad, todo camina en paz y armonía.
La Universidad Michoacana y muchas instituciones del ramo educativo se están desmoronando por la falta de liquidez, ante la indiferencia del gobierno para actuar conforme a los principios constitucionales que le obligan a proporcionar educación gratuita y de calidad. De igual manera se encuentra el sector salud y todas aquellas instancias donde existe la presencia de algún sindicato. 
Silvano parece haber olvidado que el sindicalismo michoacano colaboró en gran medida para obtener el triunfo como gobernador, pero no se olvida que los sindicalistas coadyuvamos para la consolidación del cambio nacional y su vaga percepción del nuevo paradigma lo convierten en adversario de la clase trabajadora organizada, porque su memoria como militante de izquierda forma parte de un pasado incomodo que no le interesa recordar.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

Por: Alejandro Meza
El sensacionalismo de algunos medios no conoce los umbrales de la tolerancia y lanzan al público una serie de improperios, con el afán artificioso de llamar la atención, a costa de la generación de turbulencias políticas que no benefician en nada a la concordia en la entidad.
La errónea interpretación del oficio emitido por Roberto Pantoja al Rector de la UMSNH, no es un amago como lo han querido señalar en algunas notas de prensa desafortunadas. La idea central del documento signado por el representante estatal de MORENA y próximo Delegado Federal en Michoacán, es un exhorto, donde se pide respetuosamente al mandatario nicolaita, que sea reconsiderado el asunto de los nueve estudiantes expulsados de la institución.
Exhortar es sinónimo de solicitar o invitar y los términos en los que está redactado el oficio son respetuosos y no violentan de manera alguna la autonomía universitaria, porque no se trata de una imposición, sino la búsqueda de una reconsideración por la instancia universitaria correspondiente.
Sin embargo, llama la atención la filtración del oficio, toda vez que se trata de un documento institucional y valdría la pena conocer el nombre y apellidos del funcionario nicolaita que ha hecho un escándalo mediático, faltando a la ética y a la discreción que debe prevalecer en este tipo de situaciones.
Quien considera que el documento se trata de un amago al rector, porque se menciona el interés de Andrés Manuel en el seguimiento del caso, debemos entender que en los discursos del presidente electo, el derecho a la educación mantiene un lugar privilegiado y que la expulsión definitiva de los nueve jóvenes, atenta contra ese derecho consagrado en la Constitución, que es jerárquicamente superior a cualquier ley o reglamento. 
También debemos mencionar que el Consejo Universitario ha acordado reabrir los expedientes de los jóvenes para retomar el asunto y revalorar la dimensión de la sanción. Solamente falta esperar a que el organismo colegiado se reúna e incluya en el orden del día el tema, que seguramente habrá de atenuar el resolutivo emitido por el tribunal universitario.
La falta imputada a estos jóvenes es por pretender la apertura de espacios en la Universidad Michoacana para la inclusión de aspirantes de escasos recursos. El único medio a su alcance fue la movilización, que otros han querido calificar como vandalismo. El propio López Obrador ha sido señalado en el pasado por este tipo de acciones y hoy es nuestro presidente electo y Roberto Pantoja en su documento, no ha hecho otra cosa que manifestar de manera congruente, los conceptos ideológicos de Andrés Manuel.
Si existe el delito de vandalismo en contra del patrimonio de la Universidad Michoacana, en todo caso, hay algunos funcionarios que tendrán que responder por sus actos cometidos en detrimento de la institución.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

Por: Alejandro Meza
El día de mañana el SUEUM, llevará a cabo una asamblea general para renovar la comisión revisora del Contrato Colectivo de Trabajo; así como las Comisiones Mixtas y autónomas que realizarán las distintas tareas inherentes a nuestro combativo sindicato.
La vida sindical requiere de cuadros comprometidos y dispuestos a ofrendar tiempo y esfuerzo en pro de sus agremiados, para trabajar conjuntamente con el Comité Ejecutivo, presidido por Eduardo Tena Flores. La tarea no es fácil, sin embargo, en una organización histórica, existen muchos compañeros con la capacidad y la entereza para asumir las funciones que hoy demanda la base sindicalizada.
No podemos abstraernos de la complicada realidad, ante el panorama adverso vivido por la clase trabajadora durante los últimos tiempos y en especial, en estos momentos de crisis financiera, en los que se requiere de la convicción de lucha para enfrentar los obstáculos en el camino; pero también es necesario valorar los perfiles adecuados para cada una de las tareas encomendadas en las diferentes comisiones, que seguramente encontrarán las barreras interpuestas por la autoridad.
El voto de los sindicalistas es necesario porque entre todos, habremos de elegir con sabiduría a los mejores perfiles para la encomienda. La lucha de un sindicato se mide desde las cualidades de su base y culmina con saldo favorable, porque juntos hemos aprendido a escoger nuestra dirigencia y a respaldar sus decisiones entre la tempestad.
Eduardo Tena Flores ha sabido construir la unidad como principio fundamental de nuestra lucha; y gracias a ello hoy podemos hablar de un sindicato libre de la escoria que tanto daño promulgó en el pasado. Pero el dirigente requiere también del respaldo de un Consejo General de Huelga y de las diversas comisiones, para mantener intacta la armonía de las bases; pero sobre todo para contener los abusos arbitrarios de las autoridades.
El sindicato que hoy tenemos es distinto al SUEUM de hace algunos años, porque el crecimiento favorable que hemos experimentado, ha consolidado nuestro organismo en uno de los gremios más importantes a nivel nacional. Decirlo es fácil, sin embargo se ha requerido de mucho trabajo para lograrlo y muchas veces ese trabajo no se refleja diariamente, pero lo cierto es que el comité, conjuntamente con todos los órganos de gobierno y la base sindicalizada, hemos construido un ente de dimensiones inmensas, imposible de vencer.
Votemos por los mejores, porque los nuevos tiempos demandan la honestidad y el compromiso, que requiere la nueva era del sindicalismo.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

Por: Alejandro Meza
La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se encuentra inmersa en una vorágine informativa, debido a la necesidad de obtener recursos suficientes para poder concluir el último trimestre de este año. Las declaraciones del rector van y vienen como veletas ante el acoso mediático, al más puro estilo protagonista de Medardo Serna, que muestra una actitud de aparente calma frente a la crisis, ante un supuesto avance en la gestión de los dineros requeridos.
No se puede mostrar un semblante triunfalista ni asumir la postura de que muy pronto llegarán los medios económicos para sortear la crisis, cuando aún no existe nada concreto y se mantiene en riesgo inminente el retraso en los pagos salariales de los trabajadores universitarios. 
La Universidad Autónoma del estado de Morelos, la primera de la lista para el rescate financiero, ya fue apoyada por la SHCP con un recurso extraordinario, que contempla aproximadamente el 50% de lo solicitado y este será insuficiente para poder saldar los aguinaldos y demás prestaciones decembrinas de su plantilla laboral. Este aspecto puede ser un indicador de lo que se puede vaticinar en el caso de la Universidad Michoacana.
Por el momento se puede especular que existirá un avance importante en los recursos adicionales, pero no se pueden echar las campanas a repicar mientras no exista la certeza de la totalidad de los recursos necesarios para cumplir con los compromisos salariales.
Es evidente que existe una nueva cara en el Congreso de la Unión y en el Senado de la República y ambos han constituido factores indispensables en el acompañamiento de la gestión mediante los exhortos emitidos al gobierno federal; sin embargo, no es tiempo de enfundarse la casaca de insurgente cuando el trabajo no ha concluido.
La gestión de los recursos adicionales no ha sido tarea privativa del rector, sino el producto de la lucha de todos los sectores universitarios que han asumido la gestión como un apostolado para mantener de pie la institución. 
El rescate financiero de las universidades públicas llegará seguramente el próximo año fiscal, con un gobierno decidido a invertir en educación y recuperar las instituciones abandonadas por el sistema neoliberal, pero no debemos olvidar que el verdadero problema es el 2018 y es que se requiere resolver a la brevedad posible.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

La sangre de los caídos es una huella que calcina en la memoria, como una braza candente que arde a través del tiempo. Ayer conmemoramos 50 años de la cruenta matanza ocurrida en Tlatelolco, cuando el gobierno mexicano, acribilló de manera criminal a la juventud universitaria en la Plaza de las Tres Culturas. Ha transcurrido medio siglo y en ese lapso, han continuado asesinando estudiantes, porque la rebeldía de nuestros jóvenes representa un peligro para la intolerancia dictatorial que ha imperado en México.
Después de muchos años de sometimiento, ha despertado por fin la democracia y será necesario refundar las instituciones desde su origen mismo; habrá que renacer nuevamente, sin olvidar a los caídos, desde el aroma a sangre, a sudor y a miedo que se esparce como denuncia de lo ocurrido.
No hemos olvidado el 2 de octubre, porque el recuerdo mantiene viva la convicción de lucha para el cambio. Olvidar sería asumirnos en complicidad con los tiranos y someternos a un futuro incierto. Ha transcurrido medio siglo y las marcas indelebles de Tlatelolco permanecen como un estigma que flagela en cada conciencia.
Olvidar sería repetir los errores y condenar al pueblo a la barbarie. El perdón no existe para aquellos que impunemente asesinaron, haciendo uso desmedido de la fuerza del estado. No podemos olvidar ni perdonar a Gustavo Días Ordaz, a Luis Echeverría Álvarez, a Fernando Gutiérrez Barrios, al sanguinario Batallón Olimpia y todos los sicarios que participaron en la masacre, abusando del poder y de las armas.
Los sucesos ocurridos en Tlatelolco en 1968 son un ejemplo de la dimensión del sometimiento gubernamental del que fuimos víctimas durante los siguientes 50 años. México ha despertado por fin de ese letargo y hoy el PRI se encuentra agonizando y es por ello que se requiere de la memoria y la conciencia para cambiar nuestra propia concepción del concepto de patria que hemos aspirado.
Para recobrar nuestra nación se necesita retener las huellas del pasado y poner a cada cual en el lugar que corresponde. La historia debe denunciar la tiranía con nombre y apellido; no podemos ocultar en el anonimato de la oficialidad a quienes se amparan en las sombras. La democracia ha triunfado al fin y seguramente las cosas cambiarán paulatinamente; pero el pasado no se borra y la memoria de los caídos permanecerá intacta a través del tiempo.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

Por: Alejandro Meza
Dice una voz popular que “el horno no está para bollos”; de esa misma manera Eduardo Tena Flores ratifica el compromiso de los trabajadores universitarios con la institución, afirmando que “no están los tiempos para jugar con huelgas”. Compartimos ese punto de vista, ahora que las autoridades nicolaitas han asumido finalmente la responsabilidad inherente a los cargos de funcionarios que ostentan y existe el compromiso fehaciente para reparar en gran medida las violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo del SUEUM.
Existen visos de solución al problema financiero que enfrenta la Universidad Michoacana y podemos mostrar un grado reservado de optimismo con respecto al pago en tiempo y forma de la próxima quincena. Es evidente la fuerza del nicolaicismo, producto de la unidad de todos los sectores de la comunidad, pero sobre todo, la alianza con los sindicatos titulares en el acompañamiento de la gestión.
Tuvieron que transcurrir más de tres años para que Medardo Serna se diera cuenta que solamente se puede construir un bloque poderoso partiendo de la realidad ineludible de los sindicatos auténticos; aquellos que representan la mayoría de los trabajadores y que constituyen el pulso de la Máxima Casa de Estudios.
El cambio de actitud de algunos funcionarios universitarios y la muy probable obtención de recursos parecen diluir el fantasma de la huelga, sin embargo no debemos olvidar que aún persisten temas económicos pendientes que tendrán que resarcirse a la brevedad. 
Las autoridades tienen la última palabra y deben valorar si es conveniente retornar a los momentos de álgida rispidez, provocada por actores ajenos a la relación entre la Universidad y el SUEUM. Es necesario atender lo respectivo al trato despótico a los sindicalizados por parte del personal de contraloría, explicar y reintegrar inmediatamente las cuotas sindicales descontadas nuestro sindicato y entregadas arbitrariamente al STUMICH, urge aprobar las promociones del personal adscrito a las oficinas sindicales, cuyos movimientos han sido congelados de manera unilateral sin una explicación legal convincente. El patrón es la UMSNH y no existe ninguna razón para discriminar a este grupo de trabajadores.
El horno no está para huelgas y los trabajadores así lo entendemos. El rector y su equipo de colaboradores están haciendo la parte correspondiente, pero aún quedan heridas profundas que tienen que ver con respeto y dignidad y estas no cicatrizan de la noche a la mañana.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!