@Miguel Angel Lopez.

La represión no se da solo con armas sino con hechos y palabras, acuerdos no cumplidos, intolerancia, nepotismo, y agresión por imposición para las personas y sus familias, este tipo de agresiones son las que hemos sufrido los trabajadores Universitarios por parte de sus funcionarios, agresiones que han lastimado no solo a los trabajadores sino a sus familias, agresiones que han sufrido maestros y estudiantes, intolerancia y falta de sensibilidad buscando un solo fin *ADUEÑARSE DE LA UNIVERSIDAD*.

Claro está que usando a diversos medios de comunicación (UNIVERSITAS), organizaciones (STUMICH) y de personas como (Salvador García) buscan confrontar a los trabajadores ya sea administrativos, manuales o profesores para desaparecer lo que se ha ganado a través de los años, que ha costado sangre, sacrificio, lucha de muchas personas que lograron nuestros *Contratos Colectivos de Trabajo*.

La crisis que atraviesa actualmente la Universidad no ha sido ocasionada por la comunidad universitaria, sino por la administración actual y los dos rectores anteriores, crisis por sus gastos excesivos.

El quedarse callado es aceptar y estar de acuerdo con la dictadura ejercida desde hace años en la Universidad, es permitir que dañen nuestro patrimonio y el de nuestra familia, es permitir que dañen nuestra dignidad, es no defender la salud y educación de nuestra familia.

La única forma de luchar contra estas personas es defender nuestros derechos, defenderos con la justicia, dignidad, pero sobre todo defendernos con la razón, sin permitir intimidaciones, agresiones y mentiras.

El Secretario General y su cartel fueron impuestos para desestabilizar a la Universidad, y lograr con ellos la desaparición de los CCT, la gratuidad en la educación, evitar la rendición de cuentas y su enriquecimiento ilícito.

*Si me alzan la voz, yo gritare, si me agreden es agredir a mi familia, y yo por mi familia doy mi vida, si me mienten no lo aceptare, yo no olvido el daño que ha echo el rector y sus funcionarios a mi familia y a mi .*

Cómo creer en ellos si por más de 6 años la secta comandada por Salvador Jara, Medardo Serna, Salvador García, Miguel López Miranda, Adolfo Ramos, se han dedicado a saquear a la universidad de tal manera que han incrementado el déficit presupuestario, pero además, se han dedicado a hacer negocios propios con empresas registradas con prestanombres, que sólo sirven a sus fines de ambición económicos y de poder.

Cómo creer en ellos si han actuado con autoritarismo, sin respetar los derechos que como trabajadores y personas tenemos, a caso se les olvida que ustedes también son trabajadores como todos nosotros.

Cómo creer en ellos si han creado grupos de choque con la creación de un sindicato echo a su antojo y necesidades, para poder golpear y lastimar a las familias de los trabajadores pensantes y dignos que no nos sometemos ante el yugo cruel de un inquisidor.

Cómo creer en ellos si a base de mentiras promesas y engaños tratan de dar solución a los conflictos y problemas de toda la comunidad universitaria, usando la fuerza bruta como la ha usado el secretario general al romper algunas rejas, que por cierto son patrimonio universitario, y ante lo cual no se ha dado a conocer información del castigo que se tendría que dar al secretario general y al director de servicios generales por este actuar, y que la ley universitaria lo establece.

Cómo creer en ellos si además de no dar a conocer la rendición de cuentas de los dineros y la transparencia de los gastos que ejerce la universidad, usan a esta gloriosa universidad como trampolín político buscando algún puesto político, donde además de irse con su jubilación de la universidad cobrarán un sueldo político.

Cómo creer en ellos exigiendo respeto, pero la intolerancia y necedad de parte de ellos no hace actuar como gente que luchamos por nuestros derechos, el respeto se gana, el investidura se gana con el respeto, y ustedes funcionarios universitarios están muy lejos de ganarse un respeto para su investidura.

Por todo esto yo no creo en ellos

Por: Alejandro Meza
La UMSNH cumplió 101 años de existencia el pasado 15 del presente mes; una historia de relativa brevedad porque oficialmente no se observan los principios fundacionales del antiguo Colegio de San Nicolás Obispo, que data del año de1540. En el acto conmemorativo fueron destacados los logros académicos, el posicionamiento cualitativo de la institución y otras cartas de presentación que rayan en la redundancia, cuando los empleados y profesores no han recibido el salario correspondiente a la primera quincena de octubre.
Dada la enorme importancia que tiene la Casa de Hidalgo ante la sociedad, es impostergable suspender una fecha conmemorativa de semejante índole, pero más allá de la apariencia protocolaria y la simulación, el acto oficial debió de convertirse en un foro de denuncia, con la intención de difundir los atropellos cometidos por los gobiernos en contra de la Máxima Casa de Estudios.
Podemos rememorar, pero no existe motivo de festejo cuando las familias de los trabajadores se encuentran en condiciones económicas críticas, debido al retraso salarial que persiste hasta este momento.
Se ha gestionado una y otra vez, apelando al raquitismo auditivo de quienes tienen el recurso para el rescate financiero de la institución y hasta el momento no existen respuestas concretas, porque simple y llanamente, pretendieron privatizar la educación y no lograron consumar el atentado contra el pueblo.
Medardo Serna ha venido trabajando en la obtención de los recursos suficientes, pero su gestión ha tropezado constantemente, porque los procesos no han sido abordados de la manera correcta, o porque prevalece la desconfianza del gobierno federal ante la falta de transparencia y rendición de cuentas, rasgo distintivo característico de la actual administración universitaria.
La Universidad Michoacana tiene el compromiso de casi 500 años de historia y no merece estar condenada al olvido, por la negligencia o la ineptitud de unos cuantos. El 1o.-de diciembre viene el cambio sexenal en el gobierno, pero el problema es hoy mismo y no podemos esperar porque nuestros hijos comen diariamente.
Los sindicatos no somos grupos de presión ni de chantaje como ha declarado el gobernador; somos trabajadores que exigimos nuestro salario y tenemos que expresarlo, para que toda la sociedad conozca la verdad del problema, porque el silencio es el peor enemigo de la lucha.
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

@Miguel Angel Lopez

A tres días que se adeuda el pago de la quincena a los trabajadores Universitarios de la UMSNH se empieza a ver los estragos que esta demora y falta de conciencia trae a los trabajadores y sus familias, las autoridades universitarias no emiten comunicado alguno, sin embargo mandan emisarios como directores de dependencias a justificar y pedir solidaridad, solidaridad que ellos mismos no tienen para todos los trabajadores y profesores de la universidad.

Empezamos el calvario que desde hace 3 años hemos sufrido, a ellos no les importa si los trabajadores tienen que comer, o como solventar sus deudas adquiridas, o el pago de colegiaturas, o como pagar el transporte para ir a su trabajo o escuela, y peor aun, que muchos necesitan el dinero para mantener su salud y que no se puede hacer por no poder comprar algún medicamento, la inconsciencia que tienen las autoridades universitarias esta mas haya que la falta de pago.

El gobierno estatal es otro de los actores, su nepotismo y soberbia llevan a la UMSNH a hundirse en un fango lleno de lodo y porquería, desde el rectorado de Jara Guerrero hasta el actual rector de han encargado de llenar ese fango con sus desfalcos, y mala administración, preocupándose principalmente en su imagen política poniendo como escudo a la comunidad universitaria.

Otro actores de esta gran obra llamada "Universidad no te acabes", son algunos secretarios de la universidad, donde su principal interés es la protección para con sus "Padrinos", y el catapultarse a un puesto mayor como el ser rector, su odio y nepotismo rayan en la doctrina fascista, no les importa ni la institución ni los trabajadores, solo ven su bien individual, valiéndose de recursos humanos y de infraestructura para lograr su objetivo.

Los trabajadores exigimos el pago de nuestro salario ya devengado, el pago de las prestaciones que se nos adeudan, rendición de cuentas, transparencia en el manejo de los recursos, pero sobretodo exigimos respeto a nuestro trabajo y a nuestras familias, exigimos la misma solidaridad que ellos tanto pregonan.

Es inhumano e injusto estar mendigando por lo que es nuestro y de nuestras familias, por nuestros derechos, nos asiste la razón y la dignidad, la fuerza de los trabajadores es la unión y el saber que se esta luchando para el bienestar de las familias.

Merecemos que se nos informe y que nos de una fecha de pago, asuman su responsabilidad y su cargo, no basta con mandar emisarios y quedarse callados, no basta con las fotografias donde salen acompañados de algún político.

 SUEUM BN

SUEUM

MANIFIESTO

25 de octubre de 2018

A los valientes y combativos miembros del SUEUM
A la Comunidad Universitaria
Al Pueblo en General

 

Quien aprecia el valor de la palabra y la honra con acciones consecuentes, no necesita documentos que le respalden; pero a quién miente por compulsión, todo cuanto diga será absorbido por la duda. Unas horas antes de la quincena, Medardo Serna aseguraba que las nóminas de los trabajadores se cubrirían el mismo día de la quincena, porque tenía la certeza de contar el recurso para el pago.

A la fecha han transcurrido 10 días y la palabra del rector vuelve a quedar en entredicho, mientras los empleados universitarios continúan a la espera de recibir el salario devengado, mismo que se encuentra protegido por el Artículo 123 Constitucional, así como en el Artículo 99 de la Ley Federal del Trabajo que dice que: “El derecho a percibir el salario es irrenunciable. Lo es igualmente el derecho a percibir los salarios devengados.” Sin embargo Serna González parece ignorar estos conceptos, o lo que es peor, pasa por alto los mandatos de la ley.

La trascendencia de un rectorado implica valentía, decisión y honestidad; aspectos que en nada favorecen a Medardo Serna, quien durante los primeros años de su mandato careció del valor para desmarcarse del nocivo lastre de su antecesor, asumiendo decisiones erróneas en la administración universitaria, pero sobre todo, la ausencia de honestidad ha sido el principio que más ha golpeado a la institución y constituye el origen de la crisis que hoy padecemos los nicolaitas.
La administración de Medardo Serna se ha caracterizado por la opacidad y la mentira; factores que lo han ubicado al margen de toda gestión favorable, porque ni en el gobierno del estado ni en la federación hay quién crea en un hombre que se ha negado a transparentar las finanzas universitarias, bajo argumentos dudosos y mentiras, mientras los trabajadores universitarios pagan los costos de un nefasto rectorado.
La gestión de recursos del rector no fructifica porque él mismo se ha encargado de devaluar el valor de su palabra. Juan Ruiz de Alarcón decía que “en boca del mentiroso, hasta la verdad resulta sospechosa”.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡UNIVERSIDAD O MUERTE!
COMBATIVAMENTE
SINDICATO ÚNICO DE EMPLEADOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA
“Cuna de mujeres y hombres valientes, crisol de libre pensamiento”

El silencio sepulcral que prevalece en la rectoría nicolaita es indignante porque hasta el momento nada se conoce sobre los avances de las gestiones que se hacen ante las distintas instancias para pagar los salarios de los trabajadores universitarios.
Reuniones constantes entre funcionarios, políticos y diputados son el único indicio de diversos avances en la gestión y más de 100 viajes a la Ciudad de México, con viáticos suntuosos con cargo al erario universitario, de los que solo se han obtenido “exhortos” que apelan a la buena voluntad de los gobiernos estatal y federal; pero lo cierto es que han transcurrido nueve días desde el vencimiento de la 1ª.-quincena de octubre y solamente resta una semana para que deba de cubrirse la segunda, lacerando severamente el sustento de los trabajadores universitarios, mientras el rector manda abrazos mediante un comunicado donde informa que sigue gestionando.
El problema de la Universidad Michoacana no es la falta de gestión, sino la efectividad de la misma y hasta este momento los resultados del rector para atraer recursos extraordinarios han sido nulos y todo se resume a un retraso criminal en los salarios que está ocasionando estragos en la plantilla laboral.
Desde el mes de enero se conocía que el presupuesto no alcanzaría para concluir el año, sin embargo esto no cobró relevancia hasta ahora que el dinero se ha terminado.
Después de varios días de silencio, se consigue un nuevo exhorto emitido por el Congreso de la Unión, para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde se fija la fecha del 31 de este mes para liberar recursos en favor de las 10 universidades en crisis; una fecha que aun en caso de concretarse, parece eterna para quienes vivimos de un salario, apenas suficiente para terminar una quincena. Por otro lado debemos considerar que exhortar es equivalente a pedir un favor o rogar, lo cual carece del factor de la obligatoriedad.
En el asunto de las despensas, la rectoría vuelve a cometer los mismos errores en la licitación y nuevamente pretende dar por terminado el contrato con el proveedor, retornando a la entrega de los productos a los que tenemos derecho los trabajadores.
Un mal rectorado no puede encabezar adecuadamente una gestión, porque carece de la calidad moral. Nuestra querida universidad se encuentra inmersa en una crisis financiera, producto de los recortes presupuestales, pero también de la precaria administración con la que se ha ejercido el presupuesto. ¿Cuánto cuesta cada viaje del rector a la Capital Mexicana?
Por todo lo anterior y por innumerables elementos más el Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana, ha decidido dejar a un lado el pacto de unidad con la autoridad universitaria, porque más allá del adecuado ejercicio de una gestión, Medardo Serna se ha venido dedicando a la simulación y los trabajadores universitarios no estamos dispuestos a participar en un montaje absurdo que está afectando severamente a nuestras familias.
La lucha de clases está más latente que nunca y los trabajadores dignos no podemos continuar al lado de quien nos golpea. Tenemos la razón y los recursos de la ley a nuestro alcance y la huelga constituye el elemento más valioso para exigir el salario que hemos devengado. ¡No podemos transitar los caminos de simulación por los que pretende llevarnos el rector!

¡Basta Ya!
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!

 SUEUM BN

SUEUM

MANIFIESTO

16 de octubre de 2018

A los valientes y combativos miembros del SUEUM
A la Comunidad Universitaria
Al Pueblo en General

 

Es inadmisible el retraso en el salario de los trabajadores universitarios, porque se trata de un ejercicio devengado por la plantilla laboral que vive dignamente de esta percepción que representa el sustento de miles de familias; mientras el rector nicolaita se concreta a pedir la comprensión de los sindicatos afectados.
No es posible mantener un estatus de solidaridad frente a un panorama en el que la clase trabajadora es la principal afectada de una serie de procesos y decisiones erróneas que hoy mantienen una situación de crisis en la casa de Hidalgo.
No son momentos de buscar culpables, ni arrojar más brasas a la hoguera, sin embargo debemos considerar la abismal inequidad que existe entre los salarios que perciben los empleados en comparación con la riqueza desbordante e inmoral de las nóminas de los funcionarios universitarios, que tienen un soporte financiero para soportar cualquier retraso en los pagos, mientras el trabajador de a pie subsiste al margen de su quincena.
No basta con apelar a la comprensión de los sindicalistas, porque la solidaridad no puede ir más allá de nuestras necesidades cotidianas, que involucran gastos médicos, alimentación y un número ilimitado de razones que dependen de un salario que hemos devengado diariamente.
El origen de la crisis proviene de factores múltiples relacionados con los injustos recortes presupuestales, pero también obedece a la tibieza de la rectoría para exigir enérgicamente la restitución de los recursos arrebatados a la Universidad Michoacana. Basta recordar los presupuestos deficitarios aprobados en años anteriores por el Consejo Universitario, con sumas inferiores a los gastos reales a los calculados en las nóminas de la institución.
La problemática de fondo en la carencia de recursos para cumplir con los compromisos salariales, proviene de la desconfianza que inspiran las autoridades universitarias frente al estado y la federación. La falta de transparencia y la rendición de cuantas hoy están cobrando la factura a la institución educativa; lo grave del asunto es que somos los trabajadores quienes estamos llevando la peor parte y solamente la convicción de lucha del SUEUM con todo su gremio combativo habrán de encontrar la solución para restituir a la brevedad nuestro salario.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡UNIVERSIDAD O MUERTE!
COMBATIVAMENTE
SINDICATO ÚNICO DE EMPLEADOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA
“Cuna de mujeres y hombres valientes, crisol de libre pensamiento”